Compartir

Los abogados de una mujer tratan de ganar un demanda por lesiones a través de la actividad de su pulsera Fitbit

¿Los wearables como prueba válida en un proceso judicial? Parece ser que no por el momento, pero no deja de resultar curioso cómo han intentando unos abogados construir la defensa de sus representada en torno a una smartband de Fitbit. Al parecer, estos abogados defendían a una mujer que ejercía como entrenadora personal y que demandaba que a raíz de un accidente de coche sus capacidades físicas habían disminuido.

Los abogados querían probar ante el tribunal mediante los datos de actividad recogidos por su pulsera Fitbit que, efectivamente, el accidente de coche había provocado que ella ahora era mucho menos activa de lo que debería ser una entrenadora personal de su edad. Se trata de la primera vez que se utiliza un dispositivo de este tipo como prueba ante un tribunal y, como vamos a ver, el resultado no ha sido demasiado satisfactorio.

FitBit-Flex-1-of-4

Como suele ocurrir en muchos casos, las demandas de lesiones son susceptibles de tratarse en el fondo de fraudes con el objetivo de obtener una recompensa económica por algo que en realidad no se está padeciendo. En este caso, un breve examen médico podría revelar fácilmente si el accidente nos ha causado algún tipo de lesión que nos impide ser igual de activos que antes.

Los problemas que presentaba la alegación de Fitbit como una prueba válida para determinar la existencia o no de daños reales derivados del accidente es que no se ha demostrado la fiabilidad de estas smartband ni de ningún otro dispositivo similar. No se tratan de dispositivos médicos, pues según el tribunal, no dejan de ser “un gadget divertido”.

fitbit

El tribunal no aceptó la prueba del Fitbit por no estar probada su fiabilidad

Pero quizá el problema de la prueba residía en un hecho mucho más simple: los datos de Fitbit son fácilmente falsificables. ¿Quieres probar que no has estado activo? No lo utilices durante un par de horas. ¿Quieres probar mayores niveles de actividad? Corre una maratón con él.

Como vemos en Gizmodo, la utilización de wearables como prueba admisible en un juicio parece que tendrá que esperar. Ciertamente, para que esto pudiera ocurrir, muchos de los smartwatch y smartband deberían contar con certificaciones oficiales para que puedan ser usados como dispositivos médicos y que dichos datos puedan ser tenidos en cuenta.