Las partes fijas de las correas con hebilla clásica o moderna de Apple permiten acoplar cualquier modelo de 22mm

¿La variedad de correas del Apple Watch te parece insuficiente? ¿O quizá encuentres excesivo los precios de cada modelo individual? En cualquier caso, la noticia que os traemos a continuación podría resultaros de gran utilidad, pues se trata de un método para que podamos utilizar cualquier correa del mercado de tamaño estándar (22mm) con el Apple Watch sin tener que buscar modelos específicamente diseñados para el dispositivo.

Sin embargo, antes de proceder con las indicaciones, se ha de señalar que no todos los usuarios de un Apple Watch pueden seguir este tutorial. En primer lugar tendremos que contar con el modelo de acero inoxidable (esto no es necesariamente imprescindible), y en segundo lugar tendremos que haber comprado la correa con hebilla clásica (169€) o con hebilla moderna (269€).

apple-watch-correas-2

La clave es que tan sólo estos dos modelos cuentan con lo que se conoce como orejeta, esa pequeña estructura metálica que sobresale ligeramente del cuerpo del Apple Watch y que sujeta la correa a través del pasador. Pues bien, el popular usuario de YouTube Lewis Hilsenteger de Unbox Therapy, más conocido por el vídeo viral del Bendgate del iPhone 6, nos detalla el procedimiento que debemos seguir para acoplar cualquier correa de 22mm del mercado a las orejetas de los modelos mencionados.

Lo que necesitaremos es un destornillador de punta fina en forma de estrella. No hay un modelo en concreto, aunque cuanto más fina sea su punta más fácil resultará poder extraer la correa del pasador. Tras hacernos con él lo único que tendremos que hacer es destornillar los dos tornillos que encontramos en la estructura metálica, permitiéndonos extraer la corea original y colocar la que queramos.

Lo único que necesitaremos es un pequeño destornillador de punta fina en forma de estrella

Aunque la inversión inicial en las correas de Apple puede resultar algo elevada, quizá nos convenga esta opción si tenemos pensado adquirir un gran número de modelos en el futuro que no necesariamente sean los que Apple ofrece. No obstante, ayer mismo se confirmó el programa de correas de terceros para el Apple Watch, por lo que a partir de ahora seguramente veamos un gran número de alternativas para poder llevar en nuestro smartwatch con la garantía de que han sido licenciadas por la compañía y cumplen con todos sus requisitos.

¿Qué os parece este método? ¿Creéis que os saldría rentable a largo plazo o no tenéis pensado tener más que un par de modelos?