Un informe de KGI asegura que la nueva cámara de reconocimiento facial del iPhone X tiene una ventaja de más de dos años sobre al competencia en Android

Apple sin duda ha dado un paso arriesgado con el iPhone X. El nuevos sistema de reconocimiento facial llega para sustituir a otro que funcionaba realmente bien: Touch ID. Siempre que se da un cambio de estas características surgen detractores y defensores. También pasó con el Touch ID. El sistema de Apple promete mejorar a los lectores de huellas y ser más seguro y rápido.

Pero esto no se consigue en unos meses, ni en unos años. Apple lleva varios años investigando e invirtiendo en esta tecnología. Precisamente por eso, el resto de fabricantes no cuenta con nada parecido. El analista Ming-Chi Kuo ha publicado una nota a los inversores asegurando que Apple está dos años y medio por delante de su competencia en Android en los que se refiere a esta tecnología.

En un informe anterior, Kuo predijo que la competencia de Apple tardaría uno o dos años en conseguir algo parecido. Pero después de haber visto las demostraciones técnicas oficiales de Apple detalladamente, ahora cree que tardarán más tiempo en replicar la experiencia del usuario. No espera que en los próximos dos años y medio veamos algo parecido.

Según Kuo, la cámara TrueDepth dará a Apple un sólido liderazgo tecnológico a lo largo de 2018 y 2019. Por lo que KGI tiene “plena confianza” en las perspectivas de crecimiento del iPhone en el mercado de smartphones de gama alta durante los próximos dos años. Siempre y cuando Apple consiga estabilizar la producción. Algo que sucederá a principios de 2018.

Face ID lleva mucha ventaja a sus competidores

Los competidores de Apple como Samsung y Google tendrán que superar obstáculos de desarrollo y fabricación para crear un producto similar a la cámara TrueDepth. Samsung ya ha lanzado dispositivos con capacidades de reconocimiento facial, pero inferiores a la propuesta de Apple. Ya que se limitan al seguimiento en 2D lo que lo hace menos seguro y fácil de engañar. Ya vimos que con una simple foto se podría engañar al Galaxy S8.

Todo indica que sucederá algo parecido a lo que pasó con el Touch ID. Al año siguiente Samsung lanzó el Galaxy S5, también con lector de huella. Pero un lector que era incómodo de usar, había que deslizar el dedo, y que fallaba demasiado. Al siguiente año ya consiguieron alcanzar al lector de Apple.