Un curioso vídeo sumerge en Coca-Cola y congela los mejores smartphones del mercado, el iPhone 6s de Apple y el Samsung Galaxy S7

Nos situamos, esta es una comparativa más entre el iPhone 6s y el Galaxy S7, pero no es una comparativa normal. Aquí nos encontramos con los dos smartphones en dos recipientes separados, nuestro amigo los sumerge en Coca-Cola, y los mete al congelador. ¿Una tontería? Puede ser, pero seguro que a alguno se le ha caído un refresco encima de su iPhone, ahora veremos qué es lo que pasa.

Además, después de sumergirlos los introduce en un congelador durante unas 10 horas, esto sí que es más raro que nos pase a no ser que seamos unos intrépidos aventureros. Pero ¿qué pasa tras la congelación y posterior descongelación? Aquí el vídeo:

Como se puede ver en el vídeo al añadir la Coca-Cola, el Galaxy S7 inicia automáticamente una app, que realiza un test de velocidad de internet. En el iPhone no parece suceder nada en concreto. Recordemos que aunque el iPhone 6s no cuenta con ningún tipo de protección contra líquidos, el Galaxy S7 es resistente al agua, imaginamos que a la Coca-Cola también al ser un líquido.

Pasadas casi 10 horas el creador del vídeo saca los dos smartphones del congelador y los descongela con agua caliente. Primero saca el Galaxy S7 y de manera sorprendente parece funcionar con normalidad. Después es el turno del iPhone 6s, que parece no funcionar correctamente, pero tras cargarlo arranca sin muchos problemas. Por lo que los dos dispositivos sobreviven a este duro proceso, lo cual parece increíble.

galaxy-s7-vs-iphone-6s-camera

Los smartphones son cada vez más resistentes

Como vemos, la gente no para de imaginar diferentes comparativas entre dos de los dispositivos más populares del mercado. Es alucinante que después de estas torturas funcionen sin problemas, es cierto que al iPhone le cuesta un poco mas arrancar pero os voy a dar la explicación desde mi experiencia. Hace unos meses en un día de frío mi iPhone 6s se quedó a la intemperie, durante un poco más de una hora, cuando lo cogí estaba muy frío y al utilizarlo la batería había bajado hasta 1%. Al poco tiempo se apagó, pero al conectarlo para cargarlo rápidamente subió hasta un 35%. Esto quiere decir que cuando la batería baja o sube de los límites recomendables, el iPhone se apaga para evitar algún tipo de daño. Lo mismo ocurre cuando la temperatura es superior a la recomendada.

¿Qué os ha parecido el test?