Apple quiere entrar en el negocio de los genes y ya colabora con diferentes investigadores para recoger datos genéticos

Apple decidió dar el primer paso para entrar en el mundo de la salud el año pasado cuando presentó la aplicación Health junto a iOS 8. Esta presentación no se produjo de forma aislada, en los meses anteriores la compañía estuvo contratando a numerosos expertos de diferentes disciplinas de la salud como el sueño, los análisis biométricos, entre otros. Más tarde, cuando el Apple Watch fue presentado, la apuesta de los de Cupertino por el negocio de la salud quedó asentada gracias a las diferentes funciones del dispositivo para ayudarnos a tener una vida más saludable.

Sin embargo, en la última keynote que tuvo lugar el pasado 9 de marzo se realizó un anuncio inesperado, ResearchKit, una plataforma de código abierto para que los millones de usuarios de dispositivos iOS pudieran contribuir desde sus casas al avance de la investigación médica en sectores como el cáncer de mama, el Parkinson, la Diabetes, el Asma o las enfermedades cardiovasculares.

researchkit

Ahora, según reporta el medio Technology Review, Apple quiere ir un paso más allá y abarcar el sector de la investigación genética. Según hemos podido conocer, la compañía ya trabaja con varios investigadores en dos apps de ResearchKit que permite recolectar y estudiar los datos genéticos de los usuarios.

A diferencia del resto de aplicaciones de la plataforma de Apple, los test de ADN deberían ser realizados por profesionales médicos y se necesitaría del consentimiento del usuario para compartir sus datos genéticos -de forma anónima- con la plataforma. Habitualmente, las pruebas de ADN suelen consistir en tomar una muestra de saliva del sujeto, lo cual es suficiente para cubrir la mayoría de las partes de su genoma.

og

Las pruebas de ADN serán realizadas por profesionales y compartir con ResearchKit bajo nuestra aprobación

En este caso, la cuestión de la privacidad podría ser un importante escollo para la participación de los usuarios, pues aunque Apple no tendría acceso a nuestros datos, la información genética nos identifica de forma única y a muchas personas seguramente no les hará ninguna gracia estar en una base de datos.

Como leemos en Technology Review, ResearchKit ha demostrado ser un éxito rotundo en sus primeros meses de vida, consiguiendo una participación masiva de los usuarios equivalente a años y años de investigación médica tradicional. Sin duda, el campo de la salud todavía tiene un largo camino por recorrer y es interesante que Apple pueda participar de él.