Apple podría fabricar sus propias pantallas con tecnología MicroLED en un futuro muy cercano

Que Apple está investigando sobre la tecnología de pantallas MicroLED es algo que sabemos desde hace tiempo. La compañía de Cupertino investiga esta tecnología que podría sustituir al actual OLED que se utiliza en el iPhone X y en el Apple Watch. Ahora nos llega nueva información, y la firma Mark Gurman.

Según ha informado el famoso filtrador en el medio en el que trabaja, Bloomberg, compañía norteamericana ya contaría con una fábrica secreta en California en la que se fabricarían paneles MicroLED. El primer dispositivo al que llegarían sería el Apple Watch, debido a su pequeña pantalla. Pero en el futuro también llegarían al iPhone. Una transición parecida a la experimentada con las pantallas OLED.

Las fábricas además no están muy lejos del cuartel general de Apple, el Apple Park. Apenas a quince minutos en coche. Estas instalaciones cuentan con un espacio de 5.760 m². Apple tiene allí a unos 300 ingenieros trabajando en la próxima generación de pantallas. A este proyecto de lo conoce internamente como T159. Toda esta tecnología está siendo desarrollada a partir de las innovaciones de la empresa LuxVue. Adquirida por Apple en el año 2014.

Esta planta no tiene un tamaño suficiente para fabricar a gran escala, pero si tiene capacidad de fabricar este tipo de pantallas a pequeña escala. La primera pantalla para el Apple Watch con esta tecnología se consiguió fabricar el año pasado, según las fuentes de Gurman. Estas fuentes también informan que la tecnología aun no está lista, aunque el primer dispositivo en utilizarla podría ser el reloj de Apple. Al iPhone no llegarían hasta dentro de al menos tres años.

Qué es MicroLED

El MicroLED es un sistema que evoluciona de la ya conocida tecnología LED. La gran diferencia es que los diodos de la pantalla son mucho más pequeños. Esto permite un menor consumo de batería, algo esencial hoy en día, y una mayor resolución. Especialmente en pantallas pequeñas como las del Apple Watch o el iPhone.

Respecto a los paneles OLED, también ofrecen algunas mejoras. La principal es que no se degradan con el tiempo. Las pantallas OLED, al utilizar componentes orgánicos, se deterioran o “queman” con el uso continuado. Aunque su principal virtud es la de ofrecer unos “negros puros” ya que cada pixel puede apagarse por separado. La tecnología MicroLED también sería capaz de acercarse en este aspecto.