KGI desvela los grandes cambios que introducirá el iPhone 8 debido a su radical nuevo diseño

El iPhone 8 es seguramente la generación que mayor expectación está levantando desde que prácticamente se confirmara desde numerosas fuentes que supondrá el cambio más grande en los 10 años de historia del dispositivo. Hoy el reputado analista Ming-Chi Kuo nos trae nueva información sobre qué cambios podríamos ver, en esta ocasión centrados en el sensor de presión 3D Touch y el botón Touch ID de reconocimiento de la huella dactilar.

Como ya sabemos desde hace unos meses, el iPhone 8 contará con un panel OLED flexible que se extenderá hasta los laterales del dispositivo, ofreciendo un frontal que podría carecer casi por completo de marcos. Esto plantea en primer lugar un importante reto respecto al botón Touch ID, pues al no haber marcos este debería ir integrado directamente bajo la pantalla, algo que parece ser que Apple ya tenía en mente desde hace algún tiempo.

Ahora Kuo nos explica que Apple estaría buscando alternativas al sensor Touch ID introducido por primera vez con el iPhone 5s en 2013, como nuevas tecnologías biometricas compatibles con un dispositivo sin marcos. El actual sensor Touch ID es capacitivo, sin embargo con el nuevo diseño sin marcos esto ya no sería posible, pues al estar integrado directamente bajo el panel debería adoptarse una nueva tecnología óptica de reconocimiento de la huella dactilar.

La necesidad de hacerlo compatible con el nuevo panel OLED flexible podría dificultar enormemente la producción, por lo que Kuo cree que no veremos este sensor óptico con el nuevo iPhone 8. En su lugar, Apple podría adoptar el reconocimiento facial y prescindir completamente de nuestra huella dactilar, algo que no sabemos si ocurrirá con el lanzamiento del nuevo iPhone o habrá que esperar algunos años más para verlo.

El iPhone 8 ofrecerá mayores niveles de presión que la actual tecnología 3D Touch

En el terreno del 3D Touch, la tecnología de reconocimiento de los niveles de presión introducida en el iPhone 6s, Kuo señala que de nuevo la pantalla OLED flexible supondrá un problema para mantener la tecnología 3D Touch como hasta ahora. De este modo, Apple pasará de “un sensor FBCB a uno de película”, permitiendo una mayor sensibilidad y mayores niveles de presión. Como apuntan desde 9to5Mac, debido a que los paneles OLED son más frágiles que los LCD, Apple reforzará el nuevo sensor 3D Touch con una estructura metálica.

Muchas prometedoras novedades apuntan a estar presentes en el nuevo iPhone 8 más allá de su radical nuevo diseño como la tecnología de carga inalámbrica real, una resistencia al agua mejorada o la identificación facial como método de autenticación.

¿Qué os parece estas últimas informaciones?