Compartir

Matt Casebolt, diseñador del MacBook Air original y Mac Pro, y Chris Lattner, creador original de Swift, se unen a Tesla

En las últimas 24 horas se ha confirmado la marcha de dos pesos pesados dentro de las filas de Apple. La entrada y salida de empleados de grandes compañías tecnológicas como Apple no es algo que nos deba sorprender, aunque esta vez la situación es un poco diferente, pues nos encontramos antes dos empleados que han liderado y formado parte de algunos de los productos más importantes de la compañía. Los dos tienen ahora un nuevo destino: Tesla.

El primero es Chris Lattner, cuya marcha se confirmaba ayer mismo. Lattner llevaba más de una década en Apple y se encargó de liderar el proyecto de Swift, el nuevo lenguaje de programación presentado por la compañía hace tan sólo unos años. También ha tenido un importante peso en el desarrollo de Xcode, la herramienta para desarrolladores de Apple.

Tesla confirmó horas después de anunciarse la noticia de que Lattner se incorporaba al equipo del Autopilot. Desde luego, resulta curioso cómo teniendo Apple un proyecto de vehículo eléctrico e inteligente entre manos, haya dejado escapar a una de sus mentes más brillantes en este campo para que se una al competidor más directo. No cabe duda de que esto plantea cierta incertidumbre sobre el rumoreado Apple Car.

El segundo empleado que deja las filas de Apple para unirse a Tesla se ha confirmado hace tan sólo unas horas y se trata de Matt Casebolt. Como diseñador Senior su figura y huella en Apple ha sido de las más importantes. Durante los últimos dos años y medio se encargó de liderar el desarrollo del nuevo MacBook Pro y su Touch Bar, aunque anteriormente se había encargado del rediseño del Mac Pro y del diseño de la primera generación del icónico MacBook Air.

Tesla comienza a atraer el mejor talento como en su día lo hacía Apple

El nuevo rol de Casebolt en Tesla será trabajará en el equipo de ingeniería, carrocería y mecanismos, otro puesto clave para el desarrollo del futuro coche de Apple y que parece que dos de sus empleados han decidido dar un paso atrás y buscar otra aventura fuera de las puertas de Cupertino.

Muchos ya trazan similitudes con lo que está ocurriendo y equiparan a la Tesla actual con la época dorada de Apple, pues ya son numerosos los casos de empleados importantes en Apple que abandonan su puesto para unirse a Tesla, seguramente atraídos por algo más que una buena posición económica, como por ejemplo la sensación de contribuir a una causa mayor.