Compartir

La tecnología de reconocimiento facial en 3D del iPhone 8 sería la más avanzada que se ha visto hasta la fecha

La cámara frontal del iPhone 8 apunta a ser uno de los principales reclamos del nuevo dispositivo de Apple que incluso podría eclipsar a su nuevo formato sin marcos. Según parece, el smartphone contaría con un sensor 3D capaz de reconocer nuestro rostro con una precisión nunca antes vista, lo cual permitiría a la compañía prescindir del sensor de huellas Touch ID, que habría resultado imposible incluir a tiempo bajo la pantalla del iPhone 8.

Una fuente coreana reporta ahora que la velocidad de reconocimiento facial de este nuevo sistema podría funcionar en “millonésimas de segundo”, siendo incluso más rápida que el actual reconocimiento de huella dactilar. Ante las incógnitas que se plantean alrededor de este nuevo sistema, Apple habría sido capaz de resolverlas todas para ofrecer una experiencia tan fluida y sin fricciones como la que ofrece actualmente el Touch ID.

Por ejemplo, el iPhone 8 sería capaz de reconocer nuestro rostro incluso cuando el dispositivo se encontrara sobre la mesa, sin necesidad de orientarlo hacia nosotros como requieren los actuales sistemas de reconocimiento de iris en otros smartphones de la competencia. Pero la cosa va más allá, pues este nuevo sensor 3D funcionaría incluso en entornos completamente oscuros, gracias a la utilización de un láser infrarrojo capaz de detectar el volumen y el entorno en cualquier situación.

El WSJ también ha arrojado algo de luz sobre cómo funcionaría esta tecnología. Según parece, se emitirían miles de pequeños puntos infrarrojos alrededor del rostros del usuario o cualquier otro objeto, permitiendo calcular de una forma muy precisa el volumen y profundidad del objeto en cuestión.

El sensor 3D colocaría miles de puntos infrarrojos sobre nuestro rostros para detectar su volumen y profundidad

Obviamente, el ojo humano no puede detectar las luces infrarrojas, de forma que el sistema permitiría trabajar incluso en entornos completamente oscuros. Así, parece ser que en el próximo iPhone 8 autorizaremos pagos y descargaremos aplicaciones utilizando nuestro rostros, un método que, sobre el papel, parece incluso menos invasivo al no requerirnos que interactuemos de ningún modo con el terminal.

Como leemos en iDownloadBlog, la ausencia de Touch ID en el iPhone 8 parece prácticamente confirmada, y en cierto modo resulta un alivio el pensar que Apple finalmente no lo incorporará en la parte trasera del dispositivo como ya han hechos otros rivales.

¿Creéis que el reconocimiento facial sustituirá eficazmente la huella dactilar?