Compartir

Debido a las amenazas de Trump muchas compañías se están planteando fabricar los dispositivos en Estados Unidos

Desde la elección del nuevo presidente de los Estados Unidos, la presión hacia las empresas se ha incrementado. Trump quiere que las grandes compañías fabriquen y monten sus dispositivos en el país. Una de las empresas que más presión está recibiendo es Apple. Es más, se sabe que Apple ha estado investigando el coste real de trasladar parte de su fabricación a los Estados Unidos.

Ahora, el CEO de Pegatron, uno de los socios de fabricación de Apple, ha abordado este tema en una nueva entrevista. En Focus Taiwán, el CEO de Pegatron, Liao Syh-jang, fue preguntado sobre si la compañía tenia planes de trasladar la producción a Estados Unidos. Ya que la potencial reforma establecida por el presidente Trump podría afectar a su compañía.

Liao explicó que Pegatron está dispuesto a fabricar en los Estados Unidos, pero con una condición: el cliente tendría que absorber los costes adicionales. En el caso de la fabricación del iPhone en Estados Unidos, sería Apple la que debería asumir esos costes.

“Si Trump lanza su propuesta “Made in America”, todo irá bien para Pegatron mientras el cliente esté dispuesto a absorber los costes”

El CEO explica que ellos ya tienen situadas sus lineas de producción en un determinado lugar. Y que si hay que trasladarlas o crear nuevas líneas en América ellos no deberían correr con los gastos. El pasado noviembre ya se informó que Apple había pedido a Foxconn y Pegatron que investigaran la posibilidad de la fabricar de Estados Unidos. En ese momento se creía que Pegatron había rechazado la solicitud de Apple debido a los altos costes. Pero ahora parece que la empresa se muestra algo más abierta.

Trasladar la producción a EEUU significa una cosa: precios más caros

Tim Cook ya ha hablado sobre la idea de la fabricar en Estados Unidos. Explicó que China se focalizó en la fabricación en su momento. Y que los Estados Unidos no tienen la mano de obra necesaria: “China puso énfasis en la fabricación. Los Estados Unidos, con el tiempo, hna dejado de tener estas habilidades”.

Parece poco probable que Apple vaya a asumir los costes del traslado de la línea de producción. Pero en el caso de que se hiciera cargo, eso se vería reflejado en el precio del dispositivo. Y no es que estemos hablando de algo barato. Se espera que el iPhone 8 cueste 1.000 dólares.