Compartir

Un nuevo informe asegura que Apple planea que todos los iPhone cuenten con pantallas OLED en el año 2019

Este año va a ser el primero en el que Apple utilice tecnología OLED en el iPhone. O eso es lo que indican todos los rumores. Además, sabemos que Samsung va a ser el proveedor de los de Cupertino. No va a ser la primera vez que Apple utilice este tipo de pantallas ya que se utilizan en el Apple Watch. En un nuevo informe se detalla que Apple quiere esta tecnología en todos sus modelos de iPhone.

Esta información llega desde Corea, concretamente desde The Bell. Se especifica que durante este año, el 40% de los iPhone vendidos lleven pantallas OLED. Es decir, que el iPhone décimo aniversario se llevará el 40% de la producción. El 60% restante corresponderá a los iPhone 7s, que seguirán utilizando tecnología LCD. En 2018, Apple pretende doblar la producción de iPhone OLED, que llegaría al 80%. Para llegar al 100% de los iPhone durante 2019.

Apple va a realizar este cambio a la tecnología OLED de manera progresiva. Sabemos que no lo hace de golpe debido a la dificultad de encontrar un proveedor. Pero se espera que para el año que viene aumente el número de proveedores y de capacidad de fabricación. Este informe asegura que Apple cuenta con tres proveedores de paneles OLED para este año. Sabemos que Samsung Display y Sharp, adquirida por Foxconn, son dos de ellos.

En este informe no se especifica que pasará con el resto de dispositivos de Apple. No sabemos si en Cupertino piensan utilizar pantallas OLED en el iPad y en los Mac. Aunque viendo el plan de Apple para los iPhone, no seria raro que el resto de dispositivos también migrara hacia esta tecnología.

El 2019 será el año de las pantallas OLED

Parece que las pantallas OLED han llegado para quedarse. En muchos aspectos son superiores a las LCD. Consiguen unos negros más puros debido a que cada pixel puede controlarse por separado. Debido a esto también gastan menos batería. También pueden ser curvas en los bordes, algo que esperamos en el iPhone 8.

Todo esto tenía un precio. Los paneles OLED eran más caros y difíciles de fabricar y tenían algunas pegas. La calidad con el paso del tiempo disminuía drásticamente. Pero estos paneles han mejorado en los últimos y Apple opina que ya es una tecnología lo suficiente madura como para llevarla al iPhone. Y es raro que Apple se equivoque en este tipo de cosas.