Compartir

Una nueva filtración informa que el iPhone de 5,8 pulgadas contaría con una pantalla curva menos pronunciada que los Samsung

La mayoría de rumores coinciden en que el iPhone 8 contará con un panel OLED de 5,8 pulgadas. Pero en lo que no parecen estar muy de acuerdo es en si esta pantalla será plana o curva. Hoy nos llegan nuevas informaciones que apoyan la segunda postura, Apple apostaría por un pantalla curvada en los bordes en el iPhone 8.

Esta nueva información llega de la mano de Nikkei Asian Review. Según sus fuentes la pantalla del iPhone 8 será curva en los bordes. Pero esta curvatura será más suave que la que Samsung utiliza en modelos como el Galaxy S7 Edge.

La curva será más suave que las pantallas de los teléfonos Samsung Galaxy S7 Edge. Esto se debe en parte al reto de hacer cubiertas de vidrio curvadas quecoincidan con las pantallas, según la fuente.

Mientras que la pantalla curva permitirá un área visible de alrededor de 5,2 pulgadas y hacer que el iPhone aún más elegante, no ofrecerá nuevas funciones significativas.

Parece que esta curvatura en los bordes será simplemente estética. Apple no va a incluir funciones especiales en los bordes del teléfono. Este informe también coincide con informaciones de Kuo. El analista de KGI aseguraba que el iPhone 8 contraria con un panel de 5,8 pulgadas de las cuales serían utilizables solo 5,2. Algo parecido a lo que nos trae hoy Nikkei.

Nikkei añade que Samsung será el único proveedor de estas pantallas curvas para los nuevos modelos de iPhone. Era algo que ya teníamos asumido. Además de esta pantalla esperamos que el iPhone 8 también incluya carga inalámbrica. Veremos si a distancia o no. Y también cuente con un sistema de reconocimiento 3D, gracias a una renovada cámara delantera.

La curva de la pantalla del iPhone 8 será solo estética

El primero en introducir una pantalla curva en un smartphone fue Samsung. Desde entonces la marca coreana ha intentado darle algún tipo de funcionalidad a esta pantalla, pero sin mucho éxito. Realmente si se utilizan este tipo de pantallas es más por estética que por funcionalidad.

No hay duda de que el diseño queda mucho más bonito pero a cambio tenemos un dispositivo más frágil. Si se cae de lado es muy probable que la pantalla termine rompiendo. Además no parece que este panel vaya a ser barato de cambiar. Es el precio a pagar por el diseño.