Compartir

La fabricación del sensor 3D de la cámara frontal podría no estar lista para el mes de septiembre

Todos estamos esperando conocer detalles sobre el próximo iPhone 8 -o iPhone Edition– que Apple desvelará a finales de año, un modelo que llega dispuesto a romper con todo y presentar los cambios más importantes desde el lanzamiento del iPhone original, no únicamente en términos de diseño sino también en la tecnología incluida. Sin embargo, aquellos ansioso parece ser que tendremos que esperar un poco más, pues todo apunta a que no estará listo para septiembre.

Como recogimos hace algunas semanas, el iPhone 8 parece que montará una nueva cámara frontal con un sensor 3D que sería capaz de escenear el entorno y detectar la profundidad de cada objeto que se encuentre. Esta tecnología permitiría, entre otras cosas, el reconocimiento facial que vendría a sustituir, o complementar, el sensor de huellas actual.

La compañía que se encontraría tras la fabricación de este sensor sería STMicroelectronics, de hecho, en su última reunión de resultados financieros anunciaron que había suscrito un contrato que aumentaría de forma significativa los ingresos de la compañía para la segunda mitad de 2017. Sin embargo, la fabricación en masa de estos sensores no estaría lista para el mes de septiembre, algo que retrasaría la llegada del iPhone 8 como ya han adelantado otros medios.

No es la única fuente que apunta en esta dirección, Digitimes publicó recientemente que la producción en masa del iPhone 8 comenzaría en septiembre, mientras que lo habitual suele ser que se inicie en junio-julio para tener una cantidad suficiente de unidades listas para el lanzamiento. Macotakara también publicaba hace unas horas que el dispositivo se encuentra todavía en fase de prototipo y que ni Apple ha decidido todavía el diseño y funcionalidades definitivas que incorporarán, apuntando a que el famoso diseño sin marcos y sin botón Home es uno de los varios prototipos que se están valorando.

Apple no renunciaría al sensor de huellas digital que vendría incorporado bajo la pantalla del iPhone 8

Además, aunque algunos rumores han apuntado a que Apple podría eliminar Touch ID en favor de otro método de reconocimiento biométrico, parece ser que la compañía habría conseguido desarrollar una tecnología para integrar el sensor de huellas dactilares bajo la misma pantalla del iPhone 8, de forma que podría combinarse con el reconocimiento facial.

Muchos rumores y dudas quedan todavía en el aire respecto al próximo iPhone de Apple, aunque lo que está claro es que estamos ante la generación más importante desde el primer modelo presentado hace casi 10 años.