Compartir

La clave para el CEO de Fitbit está en centrarse en una única cosa y hacerlo muy bien

Fitbit ha conseguido un producto lo suficientemente versátil y atractivo como para dominar en este momento el mercado de los wearables en volumen de ventas -que no de ingresos- y se postula como uno de los principales competidores del Apple Watch. Lo último de la compañía fue el Blaze, su primer smartwatch propiamente dicho tanto en formato como en prestaciones. Ahora su CEO James Park se permite criticar el concepto de Apple Watch y asegura que es una “forma errónea” de aproximarse a los wearables.

“Lo miramos desde el punto de vista del consumidor [El Apple Watch] es un ordenador, pero es una forma realmente errónea de acercarse a esta categoría desde el principio”, asegura Park refiriéndose al reloj de Apple. El CEO asegura que los productos de Fitbit son simples, en muchas ocasiones tan sólo ofrecen un único modo de uso, mientras que Apple ha intentando introducir de todo un poco en su Watch.

fitbit-apple-wtch

Park defiende que limitar las funcionalidades a la monitorización de actividad, el recuento de pasos y otras tareas relacionadas con la salud hacen a Fitbit un producto menos intimidante de cara al consumidor que un dispositivo multi-función como el Apple Watch, al mismo tiempo que también les permite fijar unos precios mucho más bajos. Esta ha sido la clave del éxito de Fitbit según su máximo dirigente y le has permitido tener un abanico de productos en el mercado que van desde los 50 a los 200 dólares.

De hecho, los números demuestran que no les va nada mal, el año pasado vendieron 21,3 millones de dispositivos, casi el doble que el año anterior. Los siguientes pasos para Fitbit en palabras de su propio CEO son la integración con los pagos móviles y el “Internet de las Cosas”, aunque quieren ser muy cuidados sobre cómo implementan todas esas funciones.

blaze

El éxito actual de Fitbit se debe en parte gracias a Apple: esta es la historia que pocos conocían

De hecho, durante la entrevista se ha revelado un dato muy curioso, y es que cuando Apple lanzó el iPhone 4S en 2011, Park ordenó retrasar el lanzamiento del último dispositivo de Fitbit para hacerlo compatible con la conectividad Bluetooth siendo consciente de que sería el futuro de esta categoría. Desde luego, no iba demasiado mal desencaminado.

Como leemos en Appleinsider, aunque rivales, el Apple Watch y Fitbit recorren caminos separados y el producto que ofrecen ambos son completamente diferentes. De hecho, el último informe revela que los usuarios de fitness band podrían dar el salto en los próximos años a smartwatch completos como el Apple Watch.

¿Creéis que el CEO de Fitbit tiene razón?