Compartir

El Apple Watch llegó el 24 de abril de 2015 a Estados Unidos: así estamos 2 años después

El Apple Watch fue uno de los productos más esperados de Apple desde el lanzamiento del iPad y del iPhone. Se percibía como una categoría de producto completamente nueva y, aunque ya existían relojes inteligentes de otras marcas en el mercado, los precedentes indicaban que Apple siempre ha sabido arreglárselas para hacerlo mejor que sus competidores. Después de una larga esperada tras ser presentado en septiembre de 2014, el Apple Watch llegó oficialmente al mercado un 24 de abril de 2015.

Lo hizo primero en Estados Unidos, a España no llegaría hasta finales de junio de ese mismo año y la lista de países fue aumentado a lo largo de 2015. Hoy el Apple Watch ya cuenta con 2 años en el mercado y 2 generaciones. Existe un interesante debate acerca de si el reloj de la manzana ha cumplido con las expectativas que teníamos depositadas en él o si se ha quedado en tierra de nadie, siendo un producto menor en la línea de hardware de Apple.

Tras 2 años podemos apuntar algo sin miedo a equivocarnos: el Apple Watch no va a ser un iPhone. Probablemente ni siquiera un iPad. No todo el mundo necesita un Apple Watch, ni todo el mundo ve en él un valor que le haga merecedor del precio que piden los de Cupertino. Sin embargo, pese a no seguir la senda estelar de los dispositivos predecesores de Apple, el smartwatch se las ha arreglado para convertirse en el más vendido del mercado.

Apple se ha convertido en un duro rival en la categoría de wearables y, aunque Fitbit sigue siendo el rey indiscutible gracias a su amplia gama de modelos para todos los bolsillos, si hablamos estrictamente de smartwatch entonces el Apple Watch es el número uno en su categoría. Y tiene mérito, pues no es ni mucho menos el más barato y tan sólo es compatible con dispositivos iOS, mientras que el resto son multiplataforma.

Diseño y rendimiento vuelven a ser el caballo ganador de Apple

Hay que reconocerle dos cosas al Apple Watch: su diseño es exquisito pese a seguir conservado el mismo mostrado en 2014 y su rendimiento está lejos de otros smartwatch rivales. Apple sabía que el diseño, la moda y el estilo son atributos fundamentales para decidirse por algo que vas a llevar puesto y la gente va a ver en todo momento. Apostó por diferentes tamaños, colores, diseños de caja y un surtido inmenso de correas, mientras que el resto de la industria lo jugaba todo a un único modelo.

Y hemos de reconocer que la jugada les salió genial a los de Cupertino. El Apple Watch tiene a día de hoy la oferta más amplia de correas, tanto propietarias como de terceros, y esto permite millones de combinaciones entre las opciones de hardware y software.

Otro punto muy importante es el rendimiento: watchOS se ha convertido en el sistema operativo para smartwatch más estable, fiable e intuitivo del mercado. Fluidez y calidad que ya habían servido a Apple para ganar la batalla en anteriores cruzadas y que en esta ocasión han vuelto a demostrar que son prioritarias para hacerse con cualquier categoría de producto.

Qué necesita el futuro Apple Watch

Mirando al horizonte uno se imagina muchas formas en que el Apple Watch podría evolucionar, pero todo depende de cuán ambicioso quiera ser Apple respecto de su dispositivo. La unión de la salud y la tecnología ofrecen innumerables caminos de mejora para dispositivos como el Apple Watch. De hecho, algunos rumores ya han apuntado que la compañía trabaja con científicos para desarrollar el primer medidor de glucosa no invasivo que se incorporaría en futuras generaciones del dispositivo.

Controlar nuestra salud de un modo más íntimo a través de un dispositivo como el Apple Watch sería sin duda la killer-app que ahora mismo le falta para muchísimas personas. Controlar nuestra temperatura corporal, niveles de hidratación, tensión y otras muchas cosas que actualmente escapan a nuestro control.

Por el momento los rumores apuntan a que el Apple Watch Series 3 ofrecerá más de lo que hemos visto hasta ahora, así que habrá que apuntar nuestra vista un poco más lejos para ver una revolución que llegue de la mano del Apple Watch.

  • Lo que le falta es convencerme del todo.

    Que saque un modelo circular un poco más grande y más delgado
    Que meta personalización de watchfaces
    Carga mucho más rápida, la autonomía que aguante 1 dia ya me vale, pero que se cargue del todo en 15 minutos, mas o menos lo que se tarda con una ducha
    Sistema de navegación mucho más intuitivo
    Y evidentemente 100% autónomo y sea compatible con las notificaciones de otros sistemas