Compartir

Las correas modulares permitirían ampliar la batería o añadir nuevos sensores a nuestro Apple Watch

El concepto de wearable modular es muy interesante por las posibilidades que permite, aunque por desgracia ninguna compañía ha podido ejecutar este concepto de forma satisfactoria hasta el momento. Hace algún tiempo hablamos de Blocks, un smartwatch modular que permitía añadir o quitar funciones uniendo o retirando sus distintas piezas. Pues bien, la última patente de Apple recoge un concepto más o menos similar que permitiría personalizar todavía más nuestro Apple Watch.

La patente describe un sistema de accesorios modulares para el Apple Watch tales como una pulsera de eslabones, donde cada eslabón tuviera componentes eléctricos en su interior como baterías, sensores biometricos, celdas solares, entre otros. Esto permitiría expandir ampliamente las funciones del reloj más allá de su venta inicial, aumentado la longevidad de la plataforma.

Sin embargo, esto también podrían suponer un inconveniente a la larga para Apple, pues el periodo de renovación entre los usuarios de un Apple Watch se podría alargar teniendo en cuenta que podrían añadirse nuevas funciones a un módico precio sin necesidad de actualizarnos al último modelo. En cualquier caso, se trata de una patente muy interesante a la que conviene echarle un vistazo más profundo.

El formato de pulsera de eslabones parece ser el favorito de Apple para introducir este tipo de tecnología modular, pues el formato de cada eslabón permitiría incorporar en su interior este tipo de componentes electrónicos como altavoces, cámaras o generadores de electricidad. Apple hace especialmente hincapié en las posibilidades de ampliar las funciones de salud del Apple Watch, pues está claro a estas alturas que ese es el camino que quiere recorrer la compañía con su reloj inteligente. De este modo, podrían incluirse componentes tales como monitores de presión sanguínea, termómetros o sensores de sudoración.

El Apple Watch podría ampliar sus funciones de salud gracias a la incorporación de sensores modulares

La patente sigue con una descripción detallada y técnica de cómo podría gestionarse el sistema de módulos, activando tan sólo aquellos eslabones donde estuviera situado el sensor o componente y enviando la señal eléctrica a través del resto.

Como leemos en Appleinsider, con la llegada del Apple Watch 2 se incorporó un sensor GPS para reducir la dependencia con el iPhone, aunque el reloj todavía sigue siendo dependiente para muchas otras tareas. Quizá este nuevo sistema modular permite en un futuro ver funciones que todavía no han sido incorporadas en el Apple Watch.

¿Qué os parece?