Compartir

Un analista asegura que Apple está teniendo problemas para integrar el Touch ID en la pantalla del iPhone 8, lo que podría provocar un rediseño

Un nuevo informe sobre el iPhone 8 sugiere que Apple está teniendo problemas para integrar el Touch ID en la pantalla. El analista Timothy Arcuri, de Cowen and Company, es el que se encuentra detrás de esta información. Se basa en sus propias investigaciones dentro de la cadena de suministro de los de Cupertino.

“Para la versión OLED de 5,8 pulgadas, el mayor problema es integrar el sensor de huellas bajo el cristal en la pantalla. El rendimiento de la solución de AuthenTec utilizada por Apple es bajo. Apple parece no estar dispuesta a usar tecnología de otros fabricantes”

Si Apple no consigue resolver estos problemas de rendimiento, el analista ve tres escenarios diferentes:

  • Que Apple elimine Touch ID del iPhone de 5,8 pulgadas y utilice únicamente en el reconocimiento facial / iris como modo de identificación. Arcuri dice que esto es poco probable, ya que no es lo suficientemente seguro y podría crear problemas con Apple Pay.
  • Que Apple sitúe el Touch ID en la parte trasera del iPhone 8, pero en un lugar diferente al del Galaxy S8. Arcuri dice que esta no sería una solución fácil de usar, por lo que sería algo nada típico en Apple.
  • Que Apple retrase la producción del iPhone de 5,8 pulgadas. Aunque el anuncio del dispositivo sería a principios de septiembre junto con los modelos actualizados de 4,7 pulgadas y 5,5 pulgadas.

Arcuri informa que Apple tiene previsto finalizar el desarrollo del sensore de huellas dactilares en mayo. Pero si la solución de AuthenTec no es factible debido a problemas de rendimiento, la producción del llamado “iPhone 8” podría retrasarse hasta septiembre. Un cambio importante ya que habitualmente la producción comienza a finales de julio y agosto.

El sensor integrado está siendo un quebradero de cabeza para Apple

Ya son varios los análisis que hablan sobre los problemas de Apple con el Touch ID integrado en la pantalla. Está claro que esta es la mejor solución, pero Apple no consigue que funcione igual de bien que el actual Touch ID. Personalmente no creo que Apple opte por otra opción. Por lo que en todo caso se retrasará el lanzamiento del dispositivo.

Mucho se rumoreó sobre la posibilidad de que el Galaxy S8 integrara el sensor también bajo la pantalla. Al final no fue así. Por lo que esta es la oportunidad de Apple de adelantarse a sus rivales. Aunque suponga lanzar el iPhone 8 un mes más tarde.